Victor Tasende pasó de una tetraplejia a correr un iroman y a desafiar sus límites en las pruebas deportivas más extremas del mundo.